Toro Gŭắx̣kā

Los pueblos originarios como es el caso de Sutiaba, del que yo te puedo dar fe, es que desde el inicio de la conquista no se podía fundar una ciudad, si no estaba a la par de un pueblo indígena, era muy raro que fundaran una ciudad lejos de grupos poblacionales indígenas. Esto lo hacían para conseguir mano de obra barata y esclavos para venderlos. Según Oviedo en su libro (Historia General y Natural de las Indias, Islas y Tierra Firme del Mar Océano), en la página número 214 del tomo II de la segunda parte, tercero de la Obra. Dice lo siguiente:

«XXII. El capitan Françisco Hernandez, teniente general del gobernador Pedrarias Dávila, y muy su açepto y querido, fué por su mandado á Nicaragua, donde se dió muy buena maña, y era gentil é hábil poblador. Este fundó las cibdades de Leon é Granada, con sendas fortalezas en la costa de la grand laguna, é repartió y encocomendó los indios á los pobladores chripstianos»

Los narradores como Oviedo y otros más, llaman cristianos a los ciudadanos españoles que venían a poblar América.

Esto era la realidad de américa en aquellos tiempos, luego vino la colonia y en este tiempo, nuestros indígenas comenzaron un proceso de aculturación, (proceso de recepción de otra cultura y de adaptación a ella, en especial con pérdida de la cultura propia). Nuestros indígenas Sutiaba no podían profesar su religión nativa y poco a poco se fue perdiendo nuestra religión y costumbres pues esto pasaba en todos los ámbitos ya que nuestras comidas indígenas también sufrieron una mezcla con la comida española, esto pasó también con la vestimenta y modo de vivir, ya que nuestras creencias se fusionaron con las católicas. Y con una Iglesia Que se empezó a construir 1698 por el corregidor de ese entonces Diego Rodríguez Menéndez, quien no la pudo terminar porque lo sorprendió la muerte, en el año de 1703; continuando con su construcción su sobrino Bartolomé González Fitoria, quien la termino en el año de 1710. Me refiero a la iglesia San Juan Bautista de Sutiaba; nuestros abuelos no llegaban a recibir misa y fue por eso que se le puso un sol en el techo de la Iglesia, y de esta manera los nativos se acercaron, y algunos entraron, pero la estrategia final de los padres fue la de poner un León en los pies de San Jerónimo, y de esta manera la fusión de la iglesia se logró; ya que, el Santo es representación de Xipe Tótec (Nuestro Dios el desollado); y el León es la representación del Jaguar que según creencias de nuestro pueblo es “El Dios Sol”.

Ya que al atardecer se transforma en Jaguar, para cuidar a nuestro pueblo de la oscuridad, y cuando amanece, se transforma de nuevo en sol, para seguir cuidando a su pueblo.

El Dios vivo, el Sol, llamado en nuestra lengua “Dánō-lū áx̣kā” se pronuncia (Dánoo-lu áskaa) y significa (Nuestro padre el sol). Pues bien siguiendo con el hilo de esta historia, nuestros abuelos de alguna manera sintieron que estaban siendo engañados y decidieron integrar su propio festejo a la procesión de San Jerónimo, y es así, que nace el baile del “Toro Guaque” a como lo menciona Rubén Darío en un artículo que lo publica Pablo Antonio Cuadra y Francisco Pérez Estrada, en el libro editado en 1978 con el título de “Muestrario del Folklore Nicaragüense” En el cual, Pablo Antonio Cuadra; trata a Rubén, como periodista aficionado, para sacar al genio Rubén, del clavo que se metió con este artículo, pues se avizora en él, una carga clasista que los Rubenianos quieren esconder a toda costa, pues trata a nuestro pueblo Sutiaba, de tribu de indios semi-civilizada. sigamos con lo que escribió, PAC. Que a continuación se los presento, dice Pablo Antonio:

-Quiero buscar al toro en otra extraña representación que aún no he logrado esclarecer. Se trata del «toro huaco». Rubén Darío —folklorista aficionado— dejó estos datos en un artículo poco conocido. Dice así-

«El toro guaque, o guaco, ¿es una mojiganga de origen diferente del de la yegua? (bailete muy popular en Nicaragua). Es éste, a mi entender, un baile únicamente indio y, si no me engaña mi memoria, es particular a los indios de Sutiaba, tribu semi-civilizada, ya casi desaparecida, y cuyos últimos representantes viven en un pueblo cercano a León, antigua capital de la república. Ya Oviedo señala cómo en ciertos bailes, los primitivos nicaragüenses llevaban caras de fieras, «é máscaras de gestos de aves». Al Guaque, que es una armazón en forma de toro, bajo la cual va un hombre, acompaña siempre una gran mascarada en que se imitan faces de fieras y pájaros: el coyote, lobo o adive mejicano, el puma, el tigre, el buitre o. «zopilote». Este toro es la bestia principal en la zoológica mojiganga, la cual baila en determinadas procesiones, al son de tamboriles y de pitos».

Ahora bien, tomo este ejemplo del toro Guaque, para contestar la pregunta ¿Cómo influye las costumbres autóctonas de Sutiaba en la ciudad León?

En primer lugar nuestros habitantes del pueblo de Sutiaba hoy bailan y se divierten al son de tambores en la procesión de San Jerónimo, pero todos olvidaron el verdadero nombre y significado del toro Guaque como acertadamente lo llamó Rubén Darío, solo que este nombre es una corrupción del verdadero nombre que Pablo Antonio Cuadra y Francisco Pérez Estrada, no lograron resolver, pues buscaron repuesta de la palabra Guaque en el idioma Nahuatl, tenemos que recordar que los españoles conquistadores venían con interpretes Nahuatl y por lo tanto la mayoría de nombres geográficos y de ciudades están en ese idioma el Nahuatl. Pero bien sigamos con lo que dice PAC:

«Por otra parte, puede ser que la pronunciación castellana haya alterado un poco su verdadero nombre y que éste sea: Toro-Quaco. «Qua» en nahuatl es un prefijo, usado en voces compuestas, que significa cabeza. «Quaque» que en mexicano clásico se dice «quaquane», quiere decir toro, buey, vaca y en general todo animal que tiene cuernos. «Quacomilt» es cuerno. Así que, si se pronuncia «Toro quaque» significa «Toro-toro» cosa muy usada en el mestizaje lingüístico que hacía esas junturas bilingües como un diccionario vivo. Si se pronuncia «Toroguaco» puede significar «toro-cuerno» o «el toro que cornea» o algo así. El salto de la «q» a la «g» lo encontramos a cada paso en las palabras indias nicaraguanizadas. Así por ejemplo en: guapinol que viene de «quauhpinolli» (pinol de madera o de árbol) y también en guanaco que viene de «quanaca» y que signiifica gallina. Etc., etc.»

La repuesta se tiene que buscar en la lengua Sutiaba porque la palabra «Guaque» es de origen Sutiaba y es el siguiente:

Gua = Viene de la lengua Maribio Gŭắ, y significa:  Casa

Que = Viene de la lengua Maribio Ắx̣kā, y significa: Sol

Gŭắx̣kā, Se pronuncia: (Gùáskaa) que significa:

TRADUCCION LITERAL:

Casa Sol

TRADUCCIÓN SEGÚN CONTEXTO:

Toro de la casa del Sol

Y es completamente correcto, porque nuestros indígenas pensaban que la "Casa del Sol" estaba ubicado hacia el Este, donde nace el sol.

Y es que, pensaban que a este lugar llegan los muertos en batalla, las mujeres muertas en parto, y todos los inmolados bajo el culto al Dios solar. Creían que este paraje está cubierto por flores blancas, amarillas y rojas; en él abundan las aves de plumaje de estos mismos colores. Aquí los hombres-águila y los hombres-jaguar realizan simulacros de guerra. Cada cuatro años, bajan a «úmba-lū», la tierra, convertidos en colibríes y otras aves de hermosos plumajes para beber el néctar de las flores, emitir cantos y comunicar con su presencia resplandeciente las glorias solares (el arco iris). Los que viven en este paraje, llevaban una existencia privilegiada como miembros escogidos del séquito solar.

Entonces todos estos conocimientos se perdieron con la colonia, y en estos tiempos, nuestros hijos marchan sorteando al “Toro Gùáx̣kā”, olvidados por completo de su verdadera celebración en honor al Dios Sol.

Síndió, Nicaragua
Mayo 11 de 2018




Baile de la Gigantona y el Enano Cabezón.

¿Cómo nació la Gigantona y el Enano Cabezón?

El baile burlesco de la gigantona, con su compañero el enano cabezón, nace en la calle real, ya avanzada la colonización en Sutiaba, pues de donde es ahora el museo archivo Rubén Darío una cuadra abajo, en la mera esquina norte vivía un matrimonio español, cuya señora era de estatura normal pero el marido prácticamente era un enano, por mucho tiempo vivieron en esta esquina dicha pareja, que a nuestros indígenas les causaba risa; y decidieron un día ridiculizar a la pareja de españoles, creando el Baile de la Gigantona y el Enano Cabezón, claro está, como una manera de reírse de la clase dominante de León y al mismo tiempo de la corona española, se podría decir que es un baile de protesta.

Este baile lo realizaban durante el solsticio de invierno. Todo los 23 de diciembre sacaban este baile que recorría las calles de Sutiaba al son de pitos y tambores, con el pasar del tiempo la casa de habitación de esta familia española se convirtió en un punto de referencia para dar una dirección; ya que si querían dar una dirección decían del chinchunte hacia arriba o del chinchunte hacia abajo…etc Y es que la palabra chinchunte viene de la lengua Sutiaba, la cual se descompone de la siguiente manera:

Chin = Viene de la palabra Sutiaba Chíchí, y significa “enano”
Chunte = Viene de ǽchū́mbá, y Significa cabezón       

La cual se pronuncia como “Chíchí ǽchū́mbá”, y significa Enano cabezón, que los españoles descompusieron como chinchunte. Esta palabra Chinchunte la pueden buscarla en los diccionarios y en internet, y jamás la encontrarán, debido a que es una palabra de la Lengua Sutiaba, recogida por el lingüista Alemán Walter Lehmann, a su venida en el período comprendido de 1907 a 1909, a Jiquilapa antiguo pueblo de Sutiaba situado al noroeste.

Nuestra Gigantona no llevaba coplero durante mucho tiempo, esto lo afirma la tradición oral recogida de nuestros abuelos, fue hasta después que se le unió el coplero.

Estas coplas, pasaron luego ataviar la grandiosa figura de la gigantona, y el enano cabezón. Esto sucedió a través de los años, pues nuestra gigantona y el enano cabezón circulaban clandestinamente por las calles de Sutiaba, solo acompañado de tambores y atabales, pues la gigantona ridiculizaba al colono español.

Las coplas tienen un origen remoto y una rica historia mezclada con largos viajes por mar y tierra desde hace siglos. Quizá su embrión está en las  antiguas moaxajas árabes. A finales del siglo IX un poeta árabe  desconocido, glosó algunas de estas canciones en un poema árabe al que llamó moaxaja, dándole una estructura estrófica.

Esto fue novedoso y radical en la lírica árabe, ya que el pueblo Árabe dominó a los españoles durante ocho siglos. Los españoles heredaron las coplas, y la difundieron al nuevo mundo, traídas a través de los Frailes evangelizadores.

La copla, composición que se halla entre el poema y el refrán, es la culminación oral que encuentra a mano un pueblo para decir su alegría, su pena o bien un pensamiento profundo. Es bajo esta figura literaria que el pueblo de Sutiaba recitaba o cantaba sus coplas en las esquinas cuando aún no había luz eléctrica y los adoquines no habían invadido las hermosas calles del pueblo de Sutiaba. Todo esto sucedió de 1881 a 1882. Cuando estaba como cura párroco de la iglesia de Sutiaba, el padre Doroteo Amaya, protector de los Indios Sutiaba. A este cura, se le debe que la iglesia permitiera los bailes del toro huaco, el pepe chineado y la gigantona. Bailes que hoy vemos en las calles de león y Sutiaba. 

Quiero terminar pues, afirmando como lo decían mis abuelos que el baile de la Gigantona y l Enano Cabezón es un baile de protesta a la corona española, y que sus coplas deben de recuperarse a través de talleres de coplas, así como talleres de fabricación de gigantonas, y talleres de enseñanza del son de gigantonas, de la forma original del baile, y del trabajo querealizan los faroleros.
 

El Baile del Pepe Chineado

Naboría quizá es una palabra de origen taíno. En los primeros tiempos de la conquista de América, eran  indios de servicio, producto del repartimiento que en América se hacían los conquistadores Españoles, al principio de la conquista, estos indios eran capturados y destinados al trabajo de carga.

La falta de buenos caminos provocó que los indios cargueros no fueran desplazados por ningún otro medio de transporte durante todo el siglo XVIII. Estos pobres indios, llamados Naborías, transportaban cargas en sus espaldas, en viajes que a veces duraban meses, las mercancías que se desembarcaba en el puerto del Realejo procedente de España, llevando la mercadería hacia las minas que operaban en el territorio de Nicaragua, y de la minas llevaban el oro a embarcarlo en el puerto del Realejo. Las condiciones de trabajo eran complicadas para los Naborías, más no así para sus vigilantes, quienes eran llevados en hamacas o en sillas que llevaban en el lomo de los propios indio.

En el territorio de Sutiaba quedo un asentamiento de estos indios Sutiaba que hasta la fecha se conoce con el nombre de “Barrio del Laborio”, y es precisamente, el motivo por el cual el ingenio de nuestro abuelos los lleva a inventar otro baile de protesta en contra de la corona española, este baile se conoce en la actualidad como el “Baile del Pepe Chineado”.

Este baile a la persona que conoce la historia de Sutiaba nos perturba al verlo porque uno se imagina al indio subir por aquellas penosas cuestas desnudos y bañados en sudor; y al oír sus dolorosos quejidos y haciendo fuerza, fatigados. Que Dios nos ampare de tanta barbarie e inhumanidad con que se les trataba, hombres con pesadas cargas, cansados y con hambre, sed, desnudez y con el cambio de clima frío a caliente, y de los ríos que tenían que cruzar, caminaban bañados en sudor, enfermaban un gran número de ellos, quedando  tirados en los caminos donde morían, ó en los pueblos de tránsito, donde les cogía el mal, sirviendo muchos de comida a las fieras; y al regreso que nunca lo hacían sin carga, morían los que sobrevivían al viaje de regreso; y los pocos que volvían, llegaban tan enfermos que fallecían al rato de haber llegado.